TESTIMONIO

Por la Gracia de Dios fui criada en el Evangelio, desde niña siempre ame a Dios, y a su Palabra, sin embargo a la edad de 20 años, tuve la maravillosa oportunidad de conocer a Dios personalmente, desde diciembre de ese año, hice un pacto con Dios de siempre servirle, y a partir de ese momento Dios fue cambiando mi vida, empece a conocer ese Dios maravilloso del que mis padres y maestros de la Iglesia me habían enseñado, pero que a partir de entonces fue convirtiendose en un Dios real, mi mejor amigo, mi padre y por supuesto El Rey y Señor de mi Vida por eso no me arrepiento de Servirle a ese Dios maravilloso, que me lo ha dado todo!